Picture
Para producir identidad dentro de la industria musical se tiene que contemplar un porcentaje de apartado visual (arquitectura), sonoro (cimientos) y en ciertos sectores de lenguaje (decoración). 
Si bien el orden de importancia varia entre los géneros, la triada se impone como estructura formal para construir un producto musical, una banda, un proyecto. 

Quizá tenga coherencia utilizar un referente infantil y pensar que el producto musical es equivalente a la producción de una Casa Club, en donde la fachada si bien puede ser austera (por los tiempos independientes) también presenta un nuevo campo de mística y poética al obligar a construir a aquellos que estaban acostumbrados a solo habitar. 

Al igual que en los proyectos creativos y culturales, dentro de una casa club/casa de árbol se tienen que plantear un código, una ética, unas reglas y un manifiesto que genere sentidos sociales. 
Lo mas importante es entender que la producción tiene que responder a un contexto especifico en donde cada casa emprende un dialogo/negociación con las formas de su árbol, la época del año en que se encuentra, su grosor, su posición, su capacidad de generar sombra o alimento,,, Quizás esto diluya un poco la sobrepoblacion de bandas que piensan que por tener un árbol, podían casa o por querer casa, creen que todos los arboles son iguales. 

Lo importante de las casas club es la producción de motivos; Motivos para defender un esquema de sentidos, una bandera, un territorio, una posición y un segmento social. 

NONE CERO BAND – Para dislocar las estructuras formales en las que acontece la música y la producción creativa, se tiene que cuestionar los cimientos, la arquitectura y la decoración, pero sobre todo exigir al usuario una postura de vivienda, de uso de suelo.

 


Comments




Leave a Reply