Picture

Siempre me han interesado las dinámicas que ocurren dentro de los cuartos de ensayo.  El cumulo de borradores, canciones que exciten durante pequeños momentos, bocetos que funcionan uno o dos ensayos para después mutar y terminar siendo la mitad de aquella canción, el principio de la otra y lo que sale de en las sesiones semanales de trabajo. 

El cuarto de ensayo se plantea como un espacio neutro, negociable, vulnerable en donde todos los integrantes de la banda tienen que invertir, poner fichas sobre la mesa (ganar algo, perder algo) pero si dentro del cuarto de ensayo no se efectúan apuestas, muy pocas veces se obtienen resultados interesantes. 
 
Dentro del cuarto de ensayo, el "Behind The Scense" no se muestra como un vídeo de altas y viejas bandas cargada de pose, maquillaje y diversión; La mayoría de las visitas a los cuartos de ensayo termina siendo (aunque muy poético por tener el acceso al proceso) como si fuera una visita guiada a una empresa industrial en donde los aparatos te obligan a usar casco, taparte los oídos, no entender el proceso y salir confundido al no poder atar cabos y cerrar gritas de como de después de esa etapa, hilan los elementos para construir la pieza final.  

Otra cosa que se me hace curiosa, son aquellas habitaciones que no están habilitadas o jamas fueron pensadas para arropar un proyecto musical. En el caso de "El Cuarto" el mito cuenta que el nombre proviene de "el cuarto de la chacha (del verbo muchacha del acto de servir como sirvienta dentro de la comunidad de la servidumbre) que utilizaron como refugio para ir trazando las primeras lineas de interés del proyecto. Estas habitaciones que no están preparadas generan un tipo diferente de resonancia, eco, sonido, provocando en muchas ocasiones que entre el sonido idealizado (cuando se piensa una canción) el sonido primario (canción sobre un instrumento) canción en negociación (ensayo o jamming) y canción de layers (de estudio) existan muchas versiones o accesos sonoros de la misma pieza.

Si bien todas tienen su parte curiosa, aquella que se ejecuta en el cuarto de ensayo y por momentos se repite cual mantra para cuadrar los tiempos de ejecución, se presenta como frágil y es sumamente cuestionada, juzgada, criticada de forma directa, afectiva. Aparece como una versión cruda y saturada (al meter mucho sonido de amplificadores en pequeños cuartos no preparados) en donde se traspapelan muchos sonidos y en el acto humano de profesionalizar la pieza, el oído te pasa factura en la perdida de decibeles.        

Una canción se desenvuelve y se construye a partir del espacio en el que se ejecuta, de esta forma, la arquitectura juega un papel fundamental a la igual que los instrumentos y el equipo de audio para la construcción de material sonoro.  

NONE CERO BAND - Es la arquitectura de los cuartos de ensayo la que provoca un quiebre en las estructuras formales de la música, señalando 

(desde la austeridad) nuevas posibilidades de sonido, 
nuevas profundidades en la música.
 


Comments




Leave a Reply