La primera ves que un amigo cercano tuvo contacto directo con aquello que busca ser definido, entendido o establecido (guerra, terrorismo, crimen organizado,,,) mientras que su naturaleza se sigue expandiendo y mutando, inmediatamente pensé en la teoría de los tres círculos en donde a resumidas cuentas, la historia la escuchas general, después de un conocido y después te termina por pasar. 

Para estas instancias, en nuestra localidad los tres círculos fluyen confundidos sin poder ubicar a ciertos usuarios que pasan, van y vuelven en los tres sectores, todo el tiempo. 

El fin de semana pasado estuve en una fiesta en donde el 80% de los asistentes contaban con una historia de primera mano para poner en la mesa y extender la discusión acerca de las nuevas modalidades de miedo que se producen a partir de sucesos locales. El debate cervecero cuestionaba la posibilidad del - miedo-  de existir solamente como un reflejo de algún otra cosa que termina existiendo como lo real (se lo que sea que esto signifique). Al igual que las imágenes, la política o la religión, el miedo pertenece al contexto, es contexto; No existe como un todo encima de... primero somos territorio, después sociedad, después sistema, problemática y situación para poder generar, sentir y vivir una modalidad de miedo personalizada, un miedo nuestro.  

Los regios no tenemos miedo o al menos no tenemos ese miedo que puedes googliar y ser catalogado y definido en pocos renglones. 
Quizá al pasar de los años, la gente ante situaciones especificas lo utilice como referencia y digan "me dio un miedo regio de aquellos" 

#lavidaenelinfierno.
 


Comments




Leave a Reply