I. Hoy por la mañana platicaba con Lalo (colaborador de La Rotonda) acerca de como el 2011 nos había parecido un año crudo, fuerte, violento y sumamente complicado. Mientras íbamos soltando cartas sobre la mesa para ponernos al corriente, le comente que el día de mañana (jueves 8 de diciembre) presentaba mi defensa y con esto, ademas de ganarme las letras profesionales, cerraba simbólicamente un proceso importante y muy largo en mi vida.

II. Me encontré con muchos problemas para resolver un apartado muy simple dentro de la tesis, "los agradecimientos" puesto que te obliga a adentrarte en un tenebroso y nublado túnel de reflexión en donde van apareciendo los platos rotos, las heridas, las cicatrices, los personajes y todos los momentos acumulados que podrían acentuar el lado opuesto, aquel que me conforma y genera sentido para vivir. Estar. Seguir. 

III. Hace menos de un año cuando termine mi 9º semestre y asistí a la ceremonia de entrega de certificados escribí una frase en facebook que bien no recuerdo pero subrayaba una nostalgia simbólica sumamente profunda al concluir el ciclo estudiantil, primero porque desde niño al ingresar al kinder tienes un formato de aprendizaje que de tajo concluye y segundo porque al ir recorriendo todos los niveles como si fuese un árbol, vas trazando relaciones afectivas que se convierten en tus raíces, tus frutos, tu sombra. 
En aquel momento volcado en sentimientos concluía que si yo fuera un árbol, tendría que ser un sauce llorón.     

IV. Hace pocos días, terminado mi proceso de tesis me tome el tiempo para ver la película Good Will Hunting. Al terminar me vi en la necesidad de escribir un inbox a mi asesor de proyecto y de una forma trenzada, entre palabra y palabra le deje ver mi total agradecimiento por la paciencia, el apoyo y la guía hacia un extravío mas profundo. Con tono irónico lo colocaba como Robín Williams (el psicólogo) y a mi persona como una versión un poco menos gringa, menos rubia pero no por eso menos brillante que aquel personaje de Mat Damon - Will. 
Cuando me regreso el inbox cerro diciendo: Pensé que yo era Mat Damon.  

V. Como pretexto para calentar motores, tomare prestado un fragmento 
de la canción de Chico Buarque "Construcción" que dice: 

... por ese pan de comer y el suelo para dormir, 
registro para nacer, permiso para reír, 
por dejarme respirar y por dejarme existir... 
continuo... 

Por la India y los niveles de soledad, la distancia, sus colores y la rubia europea, por el regreso y la beca, por mis contemporáneos en la universidad, por mis maestros comprometidos, mis tutores, mis hermosos errores y mi enorme ingenuidad, por mis esfuerzos desmedidos, mis confusiones y mis largas caminatas con pretexto reflexivo dirigidas hacia ningún lugar. Por todas las cosas a las que les llame amores y la mujer bonita que borracha se ponía a llorar, por las risas extremas y desmedidas de mis amigos, aliados y co-autores de tantas historias para contar. Por Barcelona y la casa de los olores, las exposiciones, aspiraciones y los miedos verdaderos que con el tiempo  he aprendido con el espejo a platicar. Por la bendición de sentirme nervioso. 
Por todos los nombres que pasan por mi cabeza en este momento y por todos aquellos que en la vieja reflexión del creador que se muere de hambre hoy me ven, piensan y dicen "oye, te ves muy repuestito" y yo les contesto "no se dice gordo, se dice pulgar" continuo... Por el humor oscuro y violento de mis allegados y la ternura y comprensión que también como buenos hombres de vez en vez demostramos, por mis amigas bellas damas y mis dos hermanos: 
el mayor y la menor.      

Por la bendición de sentir el hambre y entender el frío.
Por la maldición de terco, necio y cerebral. 
Por defender el derecho de irme al mame y porque cansado, me haz dado 
la oportunidad de en hombros conocidos descansar.  
por la oportunidad de entender que nunca jamas comprenderé el arrepentimiento.
y que cuando dije que era un elefante y mis rencores no los podía olvidar, 
en verdad no lo decía tan enserio. 

Dios !!! Temames !!! pero es que estoy vivo, eufórico le dijo. 
Dios le contesto - orale chido wey, cuidate.  
(esto es un pasaje bíblico lo juro por Dios).      
       
Voy a regresar a casa sin escudo y armadura. 

La espada sin filo ahora solo será un símbolo, un recuerdo, una nostalgia mas para la colección. Ya no tengo nada de que defenderme. He limpiado los cuerpos del campo de batalla y tengo la memoria asustada al nivel suficiente.  
Ahora voy a juntar a las tropas y preparar una fogata, agradecer el sudor y el esfuerzo y les ordenare que rompan filas; que vayan a casa para que besen a sus hijos y le hagan el amor como velociraptors a sus mujeres. 

Quizá hasta yo mismo lo haga.       

Les regalo el invierno; 
Ya con los calores vendrán nuevas batallas.
 


Comments




Leave a Reply