Exponer en el extranjero es como ir al mall de Mcallen.

Toda producción que no busque producir sentidos, dialogo, comunidad y opere primordialmente bajo los parámetros del mercado económico del arte debe de ser retirada del circuito cultural para introducirla en un sistema mas apropiado (escaparates y pasarelas). 

El productor que utilice el termino “artista” como licencia poética y no entienda la responsabilidad que representa su campo laboral, se acerca mas al perfil de un simple vendedor dentro de un centro comercial quien ofrece pequeñas “probaditas” de alimento sin lograr que consuman su producto, ni llenar la panza del consumidor.   

Ser invitado a exponer en el extranjero representa ciertos beneficios; Nuevos renglones para el curriculum, líneas acentuadas en la biografía y la oportunidad de que nuevos públicos tengan acceso a diversas investigaciones. También es cierto que de una forma muy abstracta, el exponer en otros lugares del mundo tiene una repercusión directa a nivel mercado y en la plusvalía del artista, esto en la mayoría de las ocasiones poco tiene que ver con el nivel de dialogo, información o producción cultural obtenido y suele tabularse mas de una manera primaria y cuantitativa, imperando el numero de veces por sobre la repercusión social que haya tenido el proyecto.

Hoy en día, un “artista” puede exponer un millón de veces por todo el mundo utilizando plataformas de becas, residencias, proyectos en galerías, espacios públicos o pueden impartir un taller y dar una ponencia en un simposium. El productor que sepa acomodar bien sus fichas, vender su imagen/personaje y plantear bien su estrategia puede terminar siendo todo un turista profesional. Si cruzamos los dedos, incluso podemos esperar que todo lo anterior sea acompañado de buenas investigaciones, proyectos interesantes, un amplio bagaje cultural y un toque de alma pedagógica, pero quizás ya estaríamos idealizando.

Si bien en ciertos proyectos la intención de presentar un intercambio de artistas se efectúa con la finalidad de enriquecer la investigación presentada, existen ocasiones en donde la decisión de participar solamente radica en las posibilidades mediáticas o vacacionales que se ofrecen, generando una producción que no busca nuevas dinámicas y herramientas de lectura, no produce experiencias significativas y suele caer en un dialogo impositivo y jerárquico sobre la localidad en turno.  

NONE CERO BAND / Para algunas personas, la visita a una exposición representa tan solo algunas nuevas fotografías, un souvenir y la salida familiar del domingo, para algunos “artistas” exponer en el extranjero significa exactamente lo mismo. 

 


Comments




Leave a Reply