Cita con la nutriologa: 03:00PM (apuntes y reflexiones en la sala de espera). 

La variable
μ (miu) representa el coeficiente de fricción entre 2 superficies, iguales o distintas; para lograr que un objeto inicie su movimiento es necesario aplicar una fuerza que sea mayor a ese μ.

Según los ingenieros la Fuerza de Fricción = (
μ )(Fuerza Normal), donde la Fuerza Normal varía según la masa del objeto y la gravedad –que es un valor constante.

Al echar a andar un proyecto, es necesario evaluar las condiciones físicas sobre las que se trabaja; iniciar el avance no quiere decir eliminar el
μ, sólo significa que se superó en fuerza de fricción inicial. Una vez en movimiento, el objeto (y el proyecto) seguirá teniendo fricción con la superficie en la que se encuentra, sólo que ésta será menor a la inicial (μ dinámica). Si se busca mantener el movimiento o acelerarlo, será necesario aplicar una fuerza continua. Entre más peso o masa tenga el objeto, más fuerza se requiere para iniciar el movimiento, es decir, entre mayor alcance tenga el proyecto, mayor tendrá que ser la fuerza de arranque.

Al plantear un proyecto, se busca resolver una pregunta o arreglar un problema, por lo que es necesario ir resolviendo cada parte de la ecuación en el orden correspondiente, respetando el modelo y el plan sobre el que se trabaja. Guillermo Santamarina lo indica muy claramente en un artículo de Arte al Día
, evidenciando uno de los principales problemas para permitir a los artistas (o creativos en general) emergentes trazar sus carreras y que estas sean exitosas y duraderas, el curador plantea este problema desde el aula. Yo me atrevería a agregar que el flujo informático nos ha vuelto impacientes: estamos buscando la inmediatez en muchos aspectos, y nos estamos olvidando de cocinar a fuego lento; esto no quiere decir tomar una carrera lenta, sino ir resolviendo la ecuación en partes.

Si buscamos construir sobre modelos de trabajo, que nos permitan explorar, en lugar de trabajar sobre estrategias inmediatas, podríamos pararnos sobre nuestros propios terrenos, conociendo nuestras condiciones primarias y controlando la velocidad de empuje, de fricción y de alcance.

Hace unos días platiqué con Luisa, (nutrióloga y amiga de hace años); comenzamos a hablar de los hábitos alimenticios de la gente de nuestra generación y de cómo nuestro cuerpo se ha adaptado al trato que le damos diariamente; eventualmente llegamos al terreno de las dietas. En la producción emergente y auto-gestiva, si no se hacen las cosas a fuego lento, todo se convierte en una dieta de dos días, en la que llegar al peso deseado es más sencillo que mantenerlo, sabiendo que las pastillas y los métodos
express, siempre causan el temido ‘rebote’. 


Abril Zales. 
 


Comments

Sofia Magallanes
11/01/2011 14:51

Muy buena teoría, universalmente aplicable. Les compartiré pronto una expresión de algo parecido.

Reply
Bárbara Chávez
11/08/2011 16:05

me quedo con lo siguiente y se cito: "estamos buscando la inmediatez en muchos aspectos, y nos estamos olvidando de cocinar a fuego lento; esto no quiere decir tomar una carrera lenta, sino ir resolviendo la ecuación en partes! recuerdo la típica frase de papá hablando de la universidad... hija son carreras no carreritas, y es que en esta vida nos han enseñado que todo se quiere para hace media hora, debemos de aprender a controlar nuestros tiempos y tu en el arte Abril, creo que has podido explicarlo.
Felicidades.

Reply



Leave a Reply